MONOS VÍCTIMAS DEL TRÁFICO ILEGAL DE FAUNA TENDRÁN UNA NUEVA OPORTUNIDAD EN EL ZOOLÓGICO DE CALI 

 

 

 

 

El pasado jueves 9 de febrero, la CVC entregó al Zoológico de Cali ocho Ateles fusciceps, conocidos comúnmente como monos araña, provenientes del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre, ubicado en la vereda San Emigdio de Palmira.

 

Todos los animales que se encuentran en dicho lugar son víctimas del tráfico ilegal de fauna silvestre, problemática que afecta la existencia de las especies víctimas. Según el SIB, en Colombia existen alrededor de 1.200 especies de fauna y flora en estado vulnerable, en peligro y en peligro crítico de extinción. La comercialización de especies es una de las causas de estos estados.

    

La especie de monos que llegaron a integrar la familia del Zoológico de Cali, es una de las que se encuentran en peligro crítico de extinción. Para traficarlas, los cazadores matan a los monos araña adultos para comercializar las crías. Además, esta especie al igual que muchas otras se ve altamente afectada por la destrucción de su hábitat.

 

Una integrante de esa familia que tendrá otra oportunidad de vida, fue víctima en Utría – Chocó. Con tan solo un año de edad, cazadores la dejaron huérfana e indefensa, pues, por ser primates, los monos arañas son totalmente dependientes de los padres hasta que comienzan la madurez. De los padres aprenden comportamientos que les permiten sobrevivir en vida silvestre, cómo defenderse de los predadores, qué alimentos deben consumir, cómo refugiarse... Además del cuidado de los padres, también es fundamental para su supervivencia la protección de un grupo (en el caso de ellos, grupos de 20 a 30 individuos), hecho que tiene como ventaja esta especie porque es social.

 

En aquella ocasión, fue rescatada. Luego, comenzó proceso de reintroducción por parte de Parques Nacionales Naturales y miembros de la comunidad. Lastimosamente, durante ese proceso de reintroducción fue herida gravemente con arma blanca.

 

Al ser rescatada nuevamente, la entidad toma la decisión de enviar a la pequeña de 3 años de edad, al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre para que hiciera parte del grupo de su misma especie que habitaba en el lugar y que posteriormente comenzó a ser parte de la familia del Zoológico. Todos los demás integrantes del grupo, también han sido víctima del tráfico ilegal de especies.

 

En dichos casos, por diferentes problemáticas, no fue posible la reintroducción de las especies a sus hábitats, por eso, las organizaciones ambientales recurren a otras alternativas para darle más oportunidades de vida a los animales víctimas, como por ejemplo, los Zoológicos.

 

Muchos casos como este suceden en nuestro país, casos que no son desconocidos por las comunidades, pero, al parecer, sí son ignorados. Cabe resaltar, como se ha hecho en diferentes ocasiones y por diferentes actores sociales, que la comercialización de fauna es una problemática que compete a todos los ciudadanos, si no se concibe de esa manera, la riqueza natural del país no dejará de estar en peligro.

 

Los nuevos integrantes de la familia del Zoológico de Cali, están en el hábitat de primates del Zoológico de Cali llamada Jaziquima, los hombres de la selva.